HOY ES UN BUEN DÍA PARA UN TRAGO
La preocupación por el tiempo y su constante fuga nos lleva, con el poeta, a atrapar al hoy en un vaso favorable para la contemplación interna de lo permanente.

Por: Cristián

Todos esperan un mañana mejor
los muy cretinos,
y nadie se da cuenta de que hoy
hubo un café en la mesa,
una imagen pornográfica
que bien merece un sueño
y una camisa más o menos limpia.

Nadie se da cuenta
de que hoy no es un delito
sino un buen día para un trago,
ni de que mañana no dejará de haber
putas y borrachos y ladrones
y políticos y gente durmiendo en las calles
y locos con un arma.

Pareciera que a nadie le gusta hoy.
No es para tanto, nada es para siempre,
este día caerá de pie
(como cualquier felino)
y mirará hacia atrás antes de proseguir
su camino al fondo del pasado.

Mañana tampoco será
como en los anuncios comerciales...
de hecho,
será tan parecido a hoy
que es probable que algunos lo confundan.



EL MINUTO EN QUE VIVO

El minuto en que vivo es muy pequeño.
Decorado a la antigua,
luce en su mayor parte ritmos usados que todavía sirven,
algunos íconos que el hábito ha tornado transparentes,
unos insomnios cursis,
una musa.

El minuto en que vivo tiene cuerdas gastadas de blues.
En ocasiones íntimas
puede oírse a Elmore James
cantando “Dust my Broom” allá en el fondo,
o un maullido de celo,
o a Billie Holliday
ahogando en bourbon una pena.

Aunque el minuto en que vivo es tan modesto,
en algunos rincones hay rasgos infinitos:
gatos agazapados;
una negra ventana cuyo otro lado desconozco;
un demonio guardián
listo a dejar su vaina al roce de mis dedos
y un poema en que su autora
abarcó por completo a la Poesía.

El minuto en que vivo carece de persianas.
En ocasiones íntimas
puede oírse un parpadeo de estrellas,
o una crepitación senil de mecedora,
o la desvencijada media luz
de una bujía,
o un arrullo de lápiz,
sobre la hoja
donde Vallejo, desolado, escribe.

En vano busco la soledad,

después de acontecer un territorio.

foto christian

Cristián

(1960) escribe cuento, ensayo y, sobre todo, poesía. Colabora en revistas, internet y participa en recitales individuales y colectivos. En 2005 apareció su libro Amanuense y en 2008 Curso de inducción a la poesía. Desde hace más de veinticinco años dirige talleres de creación literaria en la Ciudad de México.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>encUentrA mÁS<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
Ficciones

Abrupto, el manco poeta de mierda

Por: Antonio Reyes Carrasco.
Abrupto ha perdido las manos con las que escribía poesía, pero no el furor que lo mantiene contra todos.

El globo feroz

Por: Dan Lee
La tarde de despedida entre un padre y un hijo trae un aire semejante al que se lleva techos, tablas y paja en una narración infantil.

Vacío

Por: Javier Zúñiga
Una llamada de una revista porno promete más de lo que un escritor hubiera imaginado.

Él es Anselmo y ella se llama Victoria

Por: Yael Weiss
Dos seres irreductibles han decidido vivir juntos, a pesar de la sospecha de que los vidrios rotos en el suelo son dejados de forma premeditada.
Poesía

Canario

Por: Saraí Garpez
Las prisiones más difíciles son las de la propia mente.

Oda a la sopa maruchan

Por:Diego Medina
Recorrido por la furia en una era de moneditas de cambio al fondo de la bolsa y sustitutos empaquetados de comida que se pueden calentar en un microondas.

Plumas

Por: Iván Vergara.
Voz de "cascada que sostienen al silencio", que guía por sus búsquedas, sus palos de ciego, en ese breve instante eterno.

Horas

Por: Alejandro Velázquez Betancourt.
A pesar de la soledad y el hastío, un humor fino y un tanto cínico asoma en este recuento de naufragios de un poeta citadino.
Ensayos

Nostalgia por una “mosca” en mi pared

Por:Israel Rojas
La amistad tiene múltiples formas de presentarse, a veces viene en forma de revista. Recuento de la experiencia lectora de la icónica revista "La Mosca".
Lo gráfico

Estructuras gravitacionales

Por: Gabriel Rodríguez
La imagen por sí sola dicta, manda, estructura. El lente la retiene y transforma, vincula la vista del fotógrafo con la del espectador.

Cuaderno de noches inversas

Por: Katnira Bello.
En la oscuridad prolongada del Ártico, el tiempo de obturación sugiere una realidad paralela a la que se puede apreciar a simple vista.
Año 0, número 2, octubre-noviembre de 2017
Nuestra convocatoria

Daremos por sentado tanto usted como los editores de esta casa de ficciones y no ficciones que si continúa navegando acepta nuestra legal política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies