ENUNCIADO

Como copista medieval que, en lugar de tinta, marcara con su sangre las grafías en el pliego donde el poema se debate entre las fuerzas naturales y sociales, la voz poética nos conduce a las heridas que abren las palabras, al dolor pleno de dudas que es la existencia, a la vasta separación de “conquistar territorios” y tener que salir a la rutina.

Por: Izcóalt N. Ortiz

I


En el cuenco de la mano guardo la primera palabra, única, sagrada.
Después de tantos años, vocablo que retengo y me sostiene,
no existe una procedencia más allá de la palma de la mano.
Sólo nos queda repetir actos y plegarias,
pasamos como la gota de agua sobre la superficie de la hoja.


II


Siento, mi presencia es tangible, pero no soy lo que de mí puede decirse,
si toda palabra pudiera sostenernos, si cada acción nos reanimara.
He sido, en una indeterminación de devenires,
un punto imperceptible sobre la multiplicidad de líneas que me sostiene.


III


Una calma lúcida, una nostalgia antes de aprender lo otrora inasible.
La frase se repite como si buscara al resistirse, pertenecer:
muta, se nutre de todo lo vivido, se extiende y se contrae hasta quedar en el folio.
Es sólo cuestión de tiempo para llegar al olvido. 

IV


Una palabra es una herida invisible.
En vano intento retener lo que me nombra, todo lo enunciado.
Deambulo entre reconocimientos, que de ciclo en ciclo se ensimisman.
Soy un copista, no tengo más que este nomadismo.



V


La mañana muestra su hegemonía,
intuición que desemboca en el mundo.
Todo lo que me rodea me ciñe,
completamente exhausto,
dejo caer los párpados.
Sin luz no hay constancia del cuerpo.

VI


El ojo retiene lo mirado.
Iniciación en la apostasía,
renunciar en nombre de lo contingente.
En vano busco la soledad,
después de acontecer un territorio.
Foto Izcoalt Noriega

Izcóalt N. Ortiz

Izcóalt N. Ortiz Nació en 1983, en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala. Desde pequeño reside en Oaxaca. Vivió un tiempo en el DF. Actualmente trabaja en la BS Biblioteca Infantil, da talleres de creación literaria.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>encUentrA mÁS<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
Ficciones

Ocho columnas

OCHO COLUMNAS La información no se detiene y los tiempos del periodismo impactan hasta la vida de un reportero con envidias y aspiraciones profesionales. Por: EDUARDO PÉREZ ESPINOSA El sedán...

Vacío

Por: Javier Zúñiga
Una llamada de una revista porno promete más de lo que un escritor hubiera imaginado.

Abrupto, el manco poeta de mierda

Por: Antonio Reyes Carrasco.
Abrupto ha perdido las manos con las que escribía poesía, pero no el furor que lo mantiene contra todos.

El globo feroz

Por: Dan Lee
La tarde de despedida entre un padre y un hijo trae un aire semejante al que se lleva techos, tablas y paja en una narración infantil.
Poesía

Oda a la sopa maruchan

Por:Diego Medina
Recorrido por la furia en una era de moneditas de cambio al fondo de la bolsa y sustitutos empaquetados de comida que se pueden calentar en un microondas.

Plumas

Por: Iván Vergara.
Voz de "cascada que sostienen al silencio", que guía por sus búsquedas, sus palos de ciego, en ese breve instante eterno.

Canario

Por: Saraí Garpez
Las prisiones más difíciles son las de la propia mente.

Horas

Por: Alejandro Velázquez Betancourt.
A pesar de la soledad y el hastío, un humor fino y un tanto cínico asoma en este recuento de naufragios de un poeta citadino.
Ensayos

Nostalgia por una “mosca” en mi pared

Por:Israel Rojas
La amistad tiene múltiples formas de presentarse, a veces viene en forma de revista. Recuento de la experiencia lectora de la icónica revista "La Mosca".
Lo gráfico

Cuaderno de noches inversas

Por: Katnira Bello.
En la oscuridad prolongada del Ártico, el tiempo de obturación sugiere una realidad paralela a la que se puede apreciar a simple vista.

Estructuras gravitacionales

Por: Gabriel Rodríguez
La imagen por sí sola dicta, manda, estructura. El lente la retiene y transforma, vincula la vista del fotógrafo con la del espectador.
Año 0, número 2, octubre-noviembre de 2017
Nuestra convocatoria

Daremos por sentado tanto usted como los editores de esta casa de ficciones y no ficciones que si continúa navegando acepta nuestra legal política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies