Una prisión puede ser física, como una jaula, o espiritual, pero ambas terminan por crear prisioneros autómatas, con “buena educación”, casi decoraciones de la vida, por las que se siente piedad o náusea.

Por: Saraí Garpez

Canario


Pequeño canario,
confinado en esa jaula,


pretenden que luzcas cual figurita o adorno cualquiera.


Desprecian tu alma por no poseer inteligencia,
mas tus grandes ojos desdeñan su razón;
expresan, sin duda alguna,
mucho más que los de todos a tu alrededor.


Pequeño canario,
me siento tan triste.
Hoy y siempre,
la vida circula repleta de penas


y aun en este vasto espacio           no consigo alejar el dolor.


Tú, sin embargo,
con tu espíritu sencillo y etéreo,
cuánto te regocijarías con la libertad,
con los tornasoles del cielo…


Tal vez incluso,              con la efímera compañía de los demás.


Yo, condenada a un espeso pensar, encuentro
una inevitable angustia en todo eso.


No son las emociones, sino el oscuro intelecto,
lo que nos acerca cada día un poco más hacia el infierno.








Una buena mujer


Qué buena mujer, verdaderamente buena.

Asea la casa mientras suda como bestia y jamás se queja.
Jamás dice algo que no resulte agradable a oídos ajenos.
Jamás menciona estar cansada o padecer alguna dolencia.
Jamás echa una mirada fuera de las ventanas de su propia casa.

Es buena, realmente buena.

Jamás disiente sobre ningún tema.
Jamás discute ni critica.
Jamás dice lo que piensa…

¿Es que acaso ella piensa?

Es una buena mujer, terriblemente buena.
Jamás se acuesta sin esbozar una dulce mueca.
Besa con devoción la misma mano que horas antes le laceró.
Ella no tiene memoria, ni guarda rencor,

pues es buena, extraordinariamente buena…

Y así, en un pausado pero certero vaivén,
a esa buena mujer se le escapa cada día;

entre sus dedos se desvanecen las horas
y los pequeños gustos.

Se seca su piel, como se marchita la vida.





Fotografía Saraí Garpez (1)

Saraí Garpez

Nacida en la ciudad de México en septiembre de 1987. Actualmente prepara su primer libro de poesía, próximo a editarse a principios de 2018. Estudió la licenciatura en Lengua y Literatura Modernas Inglesas en la UNAM y se desempeña como traductora literaria.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>encUentrA mÁS<<<<<<
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
Ficciones

El globo feroz

Por: Dan Lee
La tarde de despedida entre un padre y un hijo trae un aire semejante al que se lleva techos, tablas y paja en una narración infantil.

Él es Anselmo y ella se llama Victoria

Por: Yael Weiss
Dos seres irreductibles han decidido vivir juntos, a pesar de la sospecha de que los vidrios rotos en el suelo son dejados de forma premeditada.

Ocho columnas

OCHO COLUMNAS La información no se detiene y los tiempos del periodismo impactan hasta la vida de un reportero con envidias y aspiraciones profesionales. Por: EDUARDO PÉREZ ESPINOSA El sedán...
Poesía

Enunciado

Por: Izcoalt Noriega
El poeta que busca la expresión se enfrenta a la inevitable repetición de las ideas. ¿Se conquista un territorio o se habita un eco?

Horas

Por: Alejandro Velázquez Betancourt.
A pesar de la soledad y el hastío, un humor fino y un tanto cínico asoma en este recuento de naufragios de un poeta citadino.

Plumas

Por: Iván Vergara.
Voz de "cascada que sostienen al silencio", que guía por sus búsquedas, sus palos de ciego, en ese breve instante eterno.

Oda a la sopa maruchan

Por:Diego Medina
Recorrido por la furia en una era de moneditas de cambio al fondo de la bolsa y sustitutos empaquetados de comida que se pueden calentar en un microondas.
Ensayos

Nostalgia por una “mosca” en mi pared

Por:Israel Rojas
La amistad tiene múltiples formas de presentarse, a veces viene en forma de revista. Recuento de la experiencia lectora de la icónica revista "La Mosca".
Lo gráfico

Cuaderno de noches inversas

Por: Katnira Bello.
En la oscuridad prolongada del Ártico, el tiempo de obturación sugiere una realidad paralela a la que se puede apreciar a simple vista.

Estructuras gravitacionales

Por: Gabriel Rodríguez
La imagen por sí sola dicta, manda, estructura. El lente la retiene y transforma, vincula la vista del fotógrafo con la del espectador.
Año 0, número 2, octubre-noviembre de 2017
Nuestra convocatoria

Daremos por sentado tanto usted como los editores de esta casa de ficciones y no ficciones que si continúa navegando acepta nuestra legal política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies